Estos 8 Síntomas Son Señales Inequívocas Que Tienes Estrés

Mujer Estresadaunsplash

El estrés se define como un estado de tensión mental o emocional causado por circunstancias adversas.

En un momento u otro, la mayoría de las personas se enfrentan a sentimientos de estrés. De hecho, un estudio encontró que el 33% de los adultos reportaron experimentar altos niveles de estrés percibido.

La afección está asociada con una larga lista de síntomas físicos y mentales.

Este artículo analizará 8 signos y síntomas comunes del estrés.

 

  1. Acné

El acné es una de las formas más visibles en las que el estrés se manifiesta con frecuencia.

Cuando algunas personas se sienten estresadas, tienden a tocarse la cara con más frecuencia. Esto puede propagar bacterias y contribuir al desarrollo del acné.

Varios estudios también han confirmado que el acné puede estar asociado con niveles más altos de estrés.

Un estudio midió la gravedad del acné en 22 personas antes y durante un examen. El aumento de los niveles de estrés como resultado del examen se asoció con una mayor gravedad del acné.

Otro estudio de 94 adolescentes encontró que los niveles más altos de estrés estaban asociados con un peor acné, especialmente en los niños.

Estos estudios muestran una asociación, pero no toman en cuenta otros factores que pueden estar involucrados. Se necesita investigación adicional para observar la conexión entre el acné y el estrés.

Además del estrés, otras causas potenciales del acné incluyen cambios hormonales, bacterias, exceso de producción de grasa y poros bloqueados.

Resumen: Algunos estudios han encontrado que los niveles más altos de estrés están asociados con una mayor gravedad del acné.

  1. Dolores de cabeza

Muchos estudios han encontrado que el estrés puede contribuir a los dolores de cabeza, una condición caracterizada por dolor en la región de la cabeza o el cuello.

Un estudio de 267 personas con dolores de cabeza crónicos encontró que un evento estresante precedió el desarrollo de dolores de cabeza crónicos en aproximadamente el 45% de los casos.

Un estudio más grande mostró que el aumento de la intensidad del estrés estaba asociado con un aumento en el número de días de dolor de cabeza experimentados por mes.

Otro estudio encuestó a 150 miembros del servicio militar en una clínica de cefaleas, encontrando que el 67% reportó que sus dolores de cabeza fueron provocados por el estrés, convirtiéndose en el segundo desencadenante más común de los dolores de cabeza.

Otros desencadenantes comunes del dolor de cabeza son la falta de sueño, el consumo de alcohol y la deshidratación.

Resumen: el estrés es un desencadenante común de los dolores de cabeza. Muchos estudios han encontrado que el aumento de los niveles de estrés está asociado con un aumento de la frecuencia de los dolores de cabeza.

  1. Dolor Crónico

Hombre Adolorido

unsplash

Las molestias y los dolores son una queja común que puede ser el resultado de un aumento de los niveles de estrés.

Un estudio hecho de 37 adolescentes con enfermedad de células falciformes encontró que los niveles más altos de estrés diario estaban asociados con aumentos en los niveles de dolor en el mismo día.

Otros estudios han demostrado que el aumento de los niveles de la hormona del estrés cortisol puede estar asociado con el dolor crónico.

Por ejemplo, un estudio comparó a 16 personas con dolor de espalda crónico con un grupo de control. Encontró que aquellos con dolor crónico tenían niveles más altos de cortisol.

Otro estudio mostró que las personas con dolor crónico tenían niveles más altos de cortisol en el cabello, un indicador de estrés prolongado.

Ten en cuenta que estos estudios muestran una asociación pero no observan otros factores que pueden estar involucrados. Además, no está claro si el estrés contribuye al dolor crónico o viceversa, o si hay otro factor que causa ambos.

Además del estrés, hay muchos otros factores que pueden contribuir al dolor crónico, incluyendo condiciones como el envejecimiento, lesiones, mala postura y daño a los nervios.

Resumen: Algunos estudios han encontrado que el dolor crónico puede estar asociado con niveles más altos de estrés, así como con niveles más altos de cortisol.

  1. Enfermedad Frecuente

Si sientes que estás constantemente luchando contra un caso de resfriado, el estrés puede ser el culpable.

El estrés puede afectar su sistema inmunológico y puede causar una mayor susceptibilidad a las infecciones.

En un estudio, 61 adultos mayores fueron inyectados con la vacuna contra la gripe. Se descubrió que las personas con estrés crónico tenían una respuesta inmunológica debilitada a la vacuna, lo que indica que el estrés puede estar asociado con una disminución de la inmunidad.

En otro estudio, 235 adultos fueron clasificados en un grupo de alto o bajo estrés. Durante un período de seis meses, los del grupo de alto estrés experimentaron un 70% más de infecciones respiratorias y tuvieron casi un 61% más de días de síntomas que los del grupo de bajo estrés.

De manera similar, un análisis que examinó 27 estudios mostró que el estrés estaba relacionado con una mayor susceptibilidad a desarrollar una infección de las vías respiratorias superiores.

Se necesita más investigación en humanos para entender la compleja conexión entre el estrés y la inmunidad.

Sin embargo, el estrés es sólo una pieza del rompecabezas cuando se trata de la salud inmunológica. Un sistema inmunológico debilitado también puede ser el resultado de una dieta deficiente, inactividad física y ciertos trastornos de inmunodeficiencia como la leucemia y el mieloma múltiple.

Resumen: el estrés puede afectar su sistema inmunológico. Los estudios muestran que los niveles más altos de estrés están asociados con una mayor susceptibilidad a la infección.

  1. Disminución de la energía y del insomnio

La fatiga crónica y la disminución de los niveles de energía también pueden ser causadas por el estrés prolongado.

Por ejemplo, un estudio de 2,483 personas encontró que la fatiga estaba fuertemente asociada con el aumento de los niveles de estrés.

El estrés también puede interrumpir el sueño y causar insomnio, lo cual puede llevar a que se presente baja energía.

Un pequeño estudio encontró que los niveles más altos de estrés relacionado con el trabajo estaban asociados con un aumento de la somnolencia y la inquietud a la hora de acostarse.

Otro estudio de 2,316 participantes mostró que experimentar un mayor número de eventos estresantes estaba asociado significativamente con un mayor riesgo de insomnio.

Estos estudios muestran una asociación, pero no toman en cuenta otros factores que pueden haber jugado un papel. Se necesita más investigación para determinar si el estrés puede causar directamente la disminución de los niveles de energía.

Otros factores que pueden jugar un papel en la disminución de los niveles de energía incluyen la deshidratación, el nivel bajo de azúcar en la sangre, una dieta deficiente o una tiroides poco activa.

Resumen: el estrés está asociado con la fatiga y las interrupciones en el sueño, lo que puede resultar en una disminución de los niveles de energía.

  1. Cambios en la líbido

    Mujer y Hombre

    unsplash

Muchas personas experimentan cambios en sus impulsos sexuales durante los períodos de estrés.

Un pequeño estudio evaluó los niveles de estrés de 30 mujeres y luego midió su excitación mientras veían una película erótica. Aquellos con altos niveles de estrés crónico experimentaron menos excitación en comparación con aquellos con niveles de estrés más bajos.

Otro estudio realizado con 103 mujeres encontró que los niveles más altos de estrés estaban asociados con niveles más bajos de actividad sexual y satisfacción.

De manera similar, un estudio observó a 339 residentes médicos. Reportó que los altos niveles de estrés impactaron negativamente el deseo sexual, la excitación y la satisfacción.

Existen muchas otras causas potenciales de cambios en la libido, incluyendo cambios hormonales, fatiga y causas psicológicas.

Resumen: Algunos estudios han encontrado que los niveles más altos de estrés están asociados con menos deseo sexual, excitación y satisfacción.

  1. Problemas Digestivos

Los problemas digestivos como la diarrea y el estreñimiento también pueden ser causados por altos niveles de estrés.

Por ejemplo, un estudio observó a 2,699 niños y encontró que la exposición a eventos estresantes estaba asociada con un mayor riesgo de estreñimiento.

El estrés puede afectar especialmente a las personas con trastornos digestivos como el síndrome del intestino irritable (SII) o la enfermedad inflamatoria intestinal (EII). Estos se caracterizan por dolor de estómago, hinchazón, diarrea y estreñimiento.

En un estudio, los niveles más altos de estrés diario se asociaron con un aumento del malestar digestivo en 181 mujeres con SII.

Además, un análisis de 18 estudios que investigaron el papel del estrés en la enfermedad intestinal inflamatoria observó que el 72% de los estudios encontró una asociación entre el estrés y los síntomas digestivos.

Aunque estos estudios muestran una asociación, se necesitan más estudios para observar cómo el estrés puede afectar directamente al sistema digestivo.

Además, tenga en cuenta que muchos otros factores pueden causar problemas digestivos, como la dieta, la deshidratación, los niveles de actividad física, la infección o ciertos medicamentos.

Resumen: Algunos estudios han encontrado que el estrés puede estar asociado con problemas digestivos como el estreñimiento y la diarrea, especialmente en aquellos con trastornos digestivos.

  1. Cambios en el apetito

Los cambios en el apetito son comunes durante los momentos de estrés.

Cuando se sienta estresado, es posible que no tenga apetito o que haga una incursión voraz en el refrigerador en medio de la noche.

Un estudio de estudiantes universitarios encontró que el 81% reportó que experimentaron cambios en el apetito cuando estaban estresados. De éstos, el 62% tuvo un aumento en el apetito, mientras que el 38% experimentó una disminución.

En un estudio de 129 personas, la exposición al estrés se asoció con comportamientos como comer sin tener hambre.

Estos cambios en el apetito también pueden causar fluctuaciones en el peso durante los períodos de estrés. Por ejemplo, un estudio de 1,355 personas encontró que el estrés estaba asociado con el aumento de peso en adultos con sobrepeso.

Aunque estos estudios muestran una asociación entre el estrés y los cambios en el apetito o el peso, se necesitan más estudios para comprender si hay otros factores involucrados.

Otras causas posibles de cambios en el apetito incluyen el uso de ciertos medicamentos o drogas, cambios hormonales y condiciones psicológicas.

Resumen:Los estudios muestran que puede haber una asociación entre los cambios en el apetito y los niveles de estrés. Para algunos, los niveles más altos de estrés también pueden estar asociados con el aumento de peso.

Se el primero en comentar en "Estos 8 Síntomas Son Señales Inequívocas Que Tienes Estrés"

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


14 + 19 =